sábado, 13 de octubre de 2007

Rojo




Creo que estoy perdiendo mis poderes.


Hace dos semanas que me saqué el esmalte rojo que pinta mis uñas desde hace más de un año. Cabe aclarar que, desde luego, no es que tenga las uñas pintadas desde hace un año (no he encontrado aún un esmalte que dure tanto tiempo sin saltarse). Tampoco es el mismo esmalte (he ido cambiando la tonalidad del rojo: en invierno más oscuro y en verano más "eléctrico").


Como venía diciendo, desde que cambié el rojo por un tono que se denomina "vía láctea" (se imaginan que se trata de un color un tanto "lechoso", ¿no?), ya no soy la misma.


Me siento débil, sin ganas de trabajar y/o estudiar, acepto de buen grado las estupideces ajenas (en especial las de conductores de ómnibus, al punto de que he llegado a justificarlos), ya no salgo de mi casa los fines de semana, a veces me vienen ganas de comer un churrasquito (quienes me conocen saben de mi poca afición y gusto por las carnes rojas), he comenzado a mirar con cariño a algunas aves y hasta se me ocurió hacer una huerta orgánica en el jardín de mi casa.


11 comentarios:

pepe dijo...

1)...y no sabés lo que es la vida con el azul.

2) en cualquier momento vamos a ver a nuestra diva casada y con hijos.

Las3Musas dijo...

Se llama síndrome hippie... yo tengo el mismo esmalte Colorama y hace rato que sueño con un huerto. Es peligroso desdibujar las garras :), ¿será que ya no hacen falta?


un beso
Musa

chicosoquete dijo...

por lo que más quieras...no cambies al verde... sino te habremos perdido del todo...

Tach dijo...

Brillante comentario de Musa! ¿Hacen falta? Y al mismo tiempo... ¿desde cuando los hippies se pintan las uñas, y aquello de la prenne mugre homeostática?
Aparte de ello la luz roja de los semáforos dice claramente NO...
¿o dice claramente APURATE?

Tach por aquí

vladimir maiakovski dijo...

red, red wine ("goes to my head, makes me forget that i still need you so...")
red door (de e. arden),
"le ballon rouge",
"rouge" (la palícula),
martini rosso,
"luna roja" (de soda stereo),
"capericita roja",
etc, etc.

Mer dijo...

:-) Hace falta que algo cambie para que comience a cambiar todo alrededor! Besos

Alicia dijo...

Ahora recuerdo que cuando comencé a pintarme los párpados de negro fue cuando la nada empezó su acoso; lo intenté con el azul turquesa, con el malva y hasta con el rosa chicle; imposible, la nada cada vez estaba más enamorada.

Me preocupa que hayas comenzado a mirar con cariño a algunas aves, no te referirás a las innombrables? vuelve al rojo antes de que sea tarde.

Un beso

cacho de pan dijo...

rojo que te quiero rojo,
rojo fuego, rojo sangre,
capa torera en el ruedo
y tajo abierto en la carne...

(para tí, ava, ahora que hemos perdido a la roja deborah)

ava gardner dijo...

pepe: no sabías que vos usabas esmalte! y menos azul! dónde lo comprás?
por otra parte, "casada y con hijos"? mmmmm, no, para tanto no esta dando!

musa: ya no hacen falta. paz y am♥r!

chicosoquete: no, el verde sólo está en mi ojo.

tach: nunca supe lo que quieren decir las luces de los semáforos. soy un peligro!

vladimir: te faltó el mar rojo.

mer: right!

alicia: la nada nunca se enamoró de mí. ni cuando me pintaba las uñas de negro! qué tiempos aquellos!
sí, las aves eran las innombrables. pero ya he vuelto, así que, a no preocuparse.

cacho: no puedo expresar lo que me produjeron esos versos! merci!


besiiiit♥s para todos!

fernando dijo...

pues vuelve a pintarte las uñas de color rojo. El rojo es uno de mis colores favoritos. Un beso.

Mumi dijo...

uhhh muy loco yo hace 4 años que me pinto las uñas de rojo... y no he salido a la calle sin las uñas pintadas... (claro he cambiado de tonalidad).. Hace 4 años me paso algo muy feo y me mire las manos y las uñas no estaban pintadas... desde ahi nunca mas pude superar la sensacion de miedo, si mis uñas sin pintar! hace poco me las pinte de negro, y me fue negro asi que sigo sometida a mi miedo!
buen blog!!!
saludos