sábado, 27 de octubre de 2007

Push it







Estoy enojada. El Cosmos conspira para que yo no pueda disfrutar de este sábado (¿será a propósito?). Estoy furiosa. Son diez millones de agujas en la cabeza. Fucking, fucking trabajo. Pienso en vacaciones. Ahora quiero el vestido de la foto para ir al casamiento de mi amiga (¡falta tan poco y todavía no tengo los zapatos!). Mi pelo. Maldita peluquera. Estoy furiosa de nuevo. Miro mi tobillo: esguince. ¿Nadie piensa poner las baldosas que faltan en la ciudad de Montevideo? Casi me mato. Noventa hojas para leer. Pero soy Ava. Luzco el dolor con elegancia.

Foto de David La Chapelle

15 comentarios:

cacho de pan dijo...

no me cabe la menor duda.

Fd dijo...

"luzco el dolor con elegancia"

3excelentre

pepe dijo...

en resumen: estas enojada, despeinada, esguinzada (¿existe?) y descalza, pero elegantemente dolorida???
ESA ES AVA

Indio Sangriento dijo...

De acuerdo. Necesito vacaciones carajo! Me tiene podrido el trabajo y la vida de trabajador!
Por que la infancia y los momentos al pedo de vida de liceal duran tan poco?

chicosoquete dijo...

A mi me pone contento quejarme, en especial cuando uno se queja de cosas como que la coca estaba caliente, no se, es como que todo lo demás está tan bien que uno se puede quejar por boludeces.

fernando dijo...

Animo, ya veras como cambia la racha y mañana es un dia mejor. Muchos animos y besos desde Madrid.

fernando dijo...

mmmm, todos necesitamos vacaciones. No te enojes tanto, que así no arreglaras nada. Trata de calmarte y ver las cosas positivas. Besos madrileños

Aretha dijo...

Pero que divertido descargo. Con ese vestido hasta yo robaría miradas en un casamiento

Mer dijo...

:-D hay dias asi! Ya nos contaras como siguio la semana, besos!

MentesSueltas dijo...

Hermoso tu espacio, te agradezco la visita y el comentario. te espero siempre.

MentesSueltas

vladimir maiakovski dijo...

espero que esto de quejarte no se haga habitual. si no, terminarás como yo. y nadie quiere eso. nadie.

Anaïs Nit dijo...

El dolor se puede vivir con elegancia. Estirarse en el dolor como una gata agónica. Como arrancarle a la muerte un poco de delicadeza, algo de dignidad. Porque el dolor es una pequeña muerte. Vencer. Vencer a la muerte hasta la muerte misma. Saludos :)))

ava gardner dijo...

gracias a todos por preferir este sitio.

la próxima vez que pasen los estaré esperando con un cheesecake hecho especialmente por mí para todos vosotros.

Martín Bolívar dijo...

Luces el dolor con elegancia como otras cosas, como el color, la estética y el equilibrio del blog.

Gonzalo Del Rosario dijo...

Bella foto, si vas con ese vestido . . . yo también ando muy preocupado.